SEXO, MARCAS Y ROCK AND ROLL: EL PODER (O NO) DEL SEXO EN LA PUBLICIDAD

ARTÍCULO PUBLICADO EN YOSOYMUJER.ES

LEER COMPLETO

Mujer en una moto, vestida con un mono ajustado de color rojo. Se quita el casco y ondea su pelo rizado. Baja la cremallera mostrando un escote milimétricamente estudiado.

Su voz, sugerente, afirma: “Busco a un hombre fuerte (…) peligroso (…)”.

Mujer. Rubia; vestido dorado y repleta de joyas. “No necesito esto” Collar fuera.

“Quiero mi libertad”, bajada de cremallera. “Me gusta ser yo”. Ya no hay voy vestido. La actriz desaparece de la escena, de espaldas, desnuda. Su voz susurra.

Hombre. Veintitantos. Deportista. Ha debido de ganar un campeonato porque porta una copa en una mano mientras camina con el torso desnudo por algo que parece ser un estadio. Victorioso. Se dirige al vestuario. En él dos mujeres lo esperan semidesnudas, cubiertas por una fina sábana blanca. Deben ser su premio. Él suelta la toalla.

 

Estas tres descripciones, bien podrían habernos obligado a poner un par de rombos en el encabezado de este artículo. Y es que las tres parecen ser sacados del inicio de cualquier novela “para adultos” de esas que hace un año inundaban las librerías.

Y aunque fácilmente podría ser así, la verdad es que no son más que la descripción de 3 anuncios de perfume: Jacks, J’Adore e Invictus.

 

Unknown

 

Por algún motivo, parece haber cierta relación directa entre los perfumes y la ambientación erótica de sus anuncios porque lo cierto es que si analizamos 10 anuncios de perfumes para adultos (quitemos de aquí la última fragancia de Disney o la última colonia de Frozen), me atrevo a decir que por lo menos 7, tendrán algún tipo de referencia sexual. Y lo mejor de todo es que hay para todos los gustos: más sensuales, más emocionales, más excitantes…

“Si analizamos 10 anuncios de perfumes para adultos, 7 tendrán algún tipo de referencia sexual”

Lo de que “el sexo vende” lo hemos escuchado hasta la saciedad. Tal es así que el sexo en publicidad no está limitado al mundo de los perfumes sino que el elemento sexual sirve para evocar al consumidor en innumerables campos y categorías de producto. Los perfumes, los coches, algunas cervezas, cafés de aroma intenso… ¡Hasta garbanzos! Sí, sí, has leído bien: garbanzos. Y si no lo crees, mira:

 

SEGUIR LEYENDO
Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    ¡Venga ok!
    Según la directiva europea bla, bla, bla, sobre la privacidad y seguridad bla, bla, bla, este sitio emplea cookies y todas esas cosas. Al navegar aceptas su uso aunque si tienes ganas de leer, puedes echarle un vistazo a nuestra política de privacidad (aunque fijo que no pasas del tercer párrafo). Hale, dicho queda.¡Bienvenido y muchísimas GRACIAS por venir!